Isabel Martínez Conesa‬: catedrática y consultora estratégica

12 abril 2021

“Mi trabajo es muy variado, tengo libertad y me comprometo con los proyectos que me parecen apasionantes”

isabel conesa

EM. ¿Quién es Isabel Martínez y cuál es su experiencia profesional?
IM. Puedo decir que mi vida profesional ha sido, y es, muy diversa. No me imagino treinta años trabajando en lo mismo. La clave de una vida profesional activa es una mezcla de pasión, lucha y optimismo. No me he aburrido en mi trabajo.
Soy hija de empresario familiar murciano. Aunque como académica he estudiado mucho, ahora que veo las cosas con perspectiva, el mejor master de empresa me lo dio mi padre en la mesa de comedor, no sabía hablar de otra cosa más que de su pasión: la empresa. Y aprendí lo que es arriesgar, enamorarse de tus proyectos y darlo todo. Aprendí lo bueno, y lo menos bueno. Quizá por esto, cuando terminé mis estudios con premio extraordinario tuve muchas ofertas y decidí no dedicarme a la empresa. Decidí dedicarme a la Universidad y la investigación obteniendo una beca de la Unión Europea que marco mis primeros cinco años.
Pero la semilla estaba ya en la tierra y tras obtener mi doctorado, empecé a colaborar con las empresas. Creo en el binomio práctica-academia en especial en el campo de la empresa, aporta gran valor.

EM. Una académica que decide dedicarse a la política, ¿qué le motivó? Ha ejercido como vicepresidenta del Instituto de Estudios Económicos de la Región de Murcia y vicepresidenta del Consejo Asesor Regional del Agua, cuando paso por la política como DG Presupuestos, cuéntenos, ¿qué recuerda de aquella etapa?
IM. Mi entrada a la política no fue muy meditada, la verdad; En 2003 la Comunidad Autónoma se encontraba con unas competencias de sanidad recién asumidas, un nuevo sistema de financiación autonómica y buscaban a un técnico para poner las cosas en orden. Me llegó la oferta por un conocido y me tiré a la piscina. Muy buen resultado desde el punto de vista profesional: apasionante gestionar un presupuesto de más de 5.000 millones de euros, financiación internacional, modelos de colaboración público-privada, o gestión de los fondos europeos. Una etapa de 20013-2008 donde conseguimos reducir el endeudamiento, dos subidas de rating y conseguir muchos proyectos cerrando el presupuesto con superávit gracias al dinamismo de la economía en esas fechas.
Acabada esta etapa decidí volver a casa, a la Universidad, a recuperar el ritmo en mis tareas de investigación y la docencia. La política es tan intensa y se pueden hacer tantas cosas que te absorbe, y puedes descolgarte de tu profesión. Creo que la incorporación de profesionales al servicio público durante un tiempo aporta un gran valor.

isabel conesa

EM. Pero, ¿qué tiene la política que le hizo repetir? ¿Qué puedes resaltar del trabajo que realizaste como Concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Murcia?
IM. Es cierto que tras unos años me ofrecieron realizar la misma tarea de reestructuración financiera en el Ayuntamiento de Murcia, y no supe negarme. Me quedó muy buen sabor del trabajo que hicimos en la Comunidad Autónoma; el Ayuntamiento de Murcia estaba intervenido por déficit excesivo, pagaba a los proveedores muy tarde y yo sabía que había que hacer y volví a aceptar. Esta vez lo compaginé con mis clases y fue bastante duro. Desde el punto de vista profesional fue un éxito, pero estar en primera línea de la política, con mucha presencia pública, muy expuesta a la prensa me resultó difícil y cuando terminaron los cuatro años, volví otra vez a mi profesión.

EM. ¿Ha tenido que superar alguna barrera en su entorno profesional por el hecho de ser mujer?
IM. Yo crecí en un ambiente favorable a los hombres. Era el habitual en esa época en familias empresarias que el sucesor sea el hombre y que las mujeres queden relegadas a segundos puestos. Creo que este fue un aspecto importante cuando decidí aceptar una plaza en la Universidad. Mis hijas me dicen que no soy consciente de los micromachismos porque crecí con ellos. Pero, aunque esto parezca una contradicción, para mí fue un acicate para ser una mujer independiente y luchadora. Luchadora de las de antes, de las que lograron cambiar el mundo, no con manifestaciones populares, sino demostrando a través del trabajo diario nuestra valía. La contestación a tu pregunta es sí y no; en algunas reuniones empresariales hace tiempo sí notabas que la presencia femenina era reducida y que parecía que en primer lugar se entendían entre ellos, pero cuando abrías la boca con determinación y con ideas, toda aquella impresión desaparecía.

EM. Eres una persona curiosa, inquieta y multidisciplinar, pero cuéntanos, ¿qué es lo que verdaderamente te apasiona de tu trabajo?
IM. Mi trabajo es muy variado, tengo libertad y me comprometo con los proyectos que me parecen apasionantes. Pero si tuviera que destacar algo que me parece más importante es la relación que entablo con los alumnos; los profesores no sólo enseñamos nuestra asignatura, somos modelos de vida, de profesión, de futuro. Cuando abordas la relación ofreciendo lo mejor de ti, enseñando capacidades, no solo contenidos, debatiendo con ellos, intentando tener complicidad, en muchos casos la relación no acaba cuando terminan su formación. Cuando años después te llaman para una colaboración o te encuentras con ellos y te dicen que se dedican a lo que les enseñaste y fue por la imagen que obtuvieron de ti, no hay nada más gratificante.
EM. Académica, Consejera de Empresas e incluso Política ¿Cuál es el mayor bache que ha tenido que sortear a lo largo de su trayectoria laboral?
IM. Tengo tres hijos, creo que es lo más importante que he hecho, pero durante sus primeros años tenía tremendas dudas. Cuando estaba en el trabajo pensaba en ellos, y cuando estaba con ellos pensaba lo que me quedaba hacer. El tiempo no te da para tanto y me cuestionaba qué era lo mejor, como si tuviera que elegir. Intentaba dedicarles tiempo de calidad, a veces realicé esfuerzos excesivos por cubrir los déficits que yo pensaba que generaba mi dedicación al trabajo. Rechacé buenas ofertas cuando eran pequeños. Pero, luego me he dado cuenta que no es así, que una madre profesional también les ofrece consejo y ayuda distinta. Hay que apoyar desde el Estado mucho más la maternidad; es cosa de todos. Las recetas son fáciles, no se puede hacer recaer el coste sobre los empleadores, es un tema social que las parejas que tienen hijos pequeños tengan derecho a ayudas que les permitan compatibilizar su trabajo con los niños, es un tema cultural que en los países más avanzados ya se ha resuelto.

isabel conesa
EM. ¿Qué mensaje le lanzarías a aquellas mujeres jóvenes que están emprendiendo algún proyecto y que luchan cada día por alcanzar sus metas?
IM. ¡Ánimo tú puedes! He sido mentora en varias ocasiones de mujeres jóvenes y me encanta ver su ímpetu, su fuerza, y siempre les digo lo mismo: lucha por lo que quieres, arriesga, no te conformes, pero procura valorar de una forma realista los proyectos. Emprender no es fácil requiere una idea, trabajo y pasión, pero también tiene su método y necesario dejarte asesorar. Hay excelentes profesionales para esto y les pueden ayudar mucho.
Me alegra observar cómo ellas tienen muy superadas las tremendas dudas que yo tuve a su edad, las parejas son equilibradas y se aborda con naturalidad compartir el cuidado de los hijos. En mi caso también fue así. Pero ellas tienen claro también lo importante que es el Networking y la visibilidad, y ya se ven bastante más mujeres jóvenes en las reuniones empresariales. Esto es imparable.
EM. Sabemos que ha impartido múltiples cursos y masters en lugares como México o Marruecos, ¿qué aprendizaje han dejado en usted este tipo de experiencias internacionales?
IM. Soy formadora en el Master Internacional en Banca y Mercados Financieros que organiza el Financial Institute y Grupo Santander y disfruto de vivir culturas muy distintas durante unas semanas; el master se imparte en México, Brasil, Chile y Marruecos y cuando das clase, especialmente en Marruecos, te vuelves más tolerante, entiendes la complejidad de los cambios de cultura, sociales, y, sobre todo, vuelves a casa enamorada del país, pero dando gracias de vivir en España. Soy una viajera incansable.
Cuando mis hijos se fueron a estudiar a otras Universidades, también aproveché para realizar dos estancias de investigación en las que, además de lo que aporta a mi carrera profesional, te ofrecen una experiencia personal incalculable: he estado en Italia (Siena) y en Estados Unidos (Cincinnati y New Jersey) conviviendo con gente joven que hace su doctorado. Ahora tengo dos discípulos a los que dirijo su tesis: uno en Brasil y otro en Estados Unidos.

isabel conesa

EM. Binomio profesional e investigador. ¿Cómo funciona? ¿Qué experiencias de un tipo y de otro puede contarnos?
IM. A menudo se identifica la investigación con las ciencias, pero no es así. La investigación requiere método, permite conocer los fenómenos y actuar sobre ellos, cualesquiera que sean. En estos momentos a nivel de investigación estoy con un proyecto de desarrollo de un prototipo de Software Robot Auditor. Como te comenté, hace tres años estuve trabajando en Estados Unidos colaborando con el mejor grupo de investigación sobre Automatización inteligente de tareas en Auditoría. Somos un grupo muy diverso: expertos contables y auditores con expertos en automatización e inteligencia artificial. El proyecto lo promueve la Universidad de Murcia y una empresa del grupo Zambudio: Aunna. En este entorno económico tan convulso es necesario disponer de abundantes datos digitalizados y tratarlos para tomar decisiones. Nuestro proyecto ayuda a establecer procedimientos automáticos de auditoría interna en las empresas, lo que mejora sustancialmente la calidad de los datos para la toma de decisiones, reduce el tiempo y los costes de forma muy importante. Es apasionante.

EM. En la actualidad es la vicepresidente del Círculo de Economía, asesora experta y miembro independiente del consejo algunas empresas familiares, ¿cuál es la clave para compaginar su vida laboral y personal sin perder el equilibrio?
IM. Trabajo y pasión. Ahora pienso que no tiene mérito; me gusta lo que hago, se me da bien y mis hijos son mayores, por lo que mi dedicación no se mide en tiempo. Me siento orgullosa de mi trabajo, pero muchísimo más de mi labor de madre. Yo he sido una afortunada, he trabajado en ambientes favorables. Ha habido muchas mujeres antes que yo que han realizado grandes aportaciones en ambientes más hostiles. A ellas les dedicaría el día de la mujer para no olvidar nunca que la situación que tenemos ahora las mujeres se debe al trabajo de nuestras antecesoras. A las otras mujeres, las jóvenes, las animo a formarse, a buscar trabajos de calidad, y a tener la opción de elegir qué quieren hacer. La formación te da alas.

isabel conesa

Fotografías: Miguel Ángel Caparrós. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Élite Murcia

Élite Murcia es una revista digital e impresa que promueve lo mejor de la Región de Murcia: cultura, gastronomía, empresas y personalidades. Entrevistas a reconocidas personalidades de la sociedad murciana, artículos sobre los mejores hoteles y restaurantes de la Región, crónicas de los más interesantes eventos que tengan lugar, informes económicos y de inversión, así como de reportajes sobre las empresas líderes y de mayor expansión de Murcia.



Contáctanos

C/ San Vicente de Paul, 6
30100 Murcia
Tel. de contacto: 644  73 79 48